La Regla de Vida Básica del Cardenal Newman


El beato John Henry Newman fue Cardenal de la Iglesia Católica y uno de los más famosos conversos ingleses. Aunque era un distinguido hombre de letras, un erudito apologista y un prelado consumado, era conocido sobre todo por su santidad de vida, cuyo resultado ha sido su reciente beatificación.

El Cardenal Newman era un sabio que conocía bien a los Padres y Doctores de la Iglesia, y sin embargo sabía que la santidad no era una cuestión de gran aprendizaje o estudio académico. La santidad está a disposición de todos, incluso de un campesino analfabeto.

Un camino simple

Pero, ¿cómo uno puede ser santo? En su obra, Meditaciones y Devociones, este futuro santo esboza un camino sencillo hacia la santidad. Aquí está:

Los hombres santos dicen que, si deseamos ser perfectos, solo tenemos que cumplir bien los deberes ordinarios del día. Un corto camino a la perfección, corto, no porque sea fácil, sino porque es pertinente e inteligente. No hay maneras cortas a la perfección, pero hay caminos correctos para alcanzarla.

Creo que esta es una instrucción que puede ser de gran utilidad para las personas como nosotros. Es fácil tener ideas vagas de lo que es la perfección, que sirven lo suficiente como para conversar cuando no pretendemos vivirla; pero cuando una persona realmente desea y se pone a buscar esa perfección, queda insatisfecha con cualquier cosa que no sea tangible y clara, y que constituya una especie de dirección hacia la práctica de esa virtud.

Debemos tener en cuenta lo que se entiende por perfección. No significa ningún servicio extraordinario, nada fuera de lo normal o algo especialmente heroico, no todos tienen la oportunidad de actos heroicos o de sufrimientos. Por perfecto entendemos lo que no tiene defecto en él, lo que es completo, lo que es consistente, lo que es lo opuesto a lo imperfecto. Sabemos bien lo que significa imperfección en el servicio religioso, sabemos por el contraste lo que se entiende por perfección.

Entonces, la persona perfecta es la que hace el trabajo del día de manera perfecta, y no necesitamos ir más allá de esto para buscar la perfección. No es necesario hacer grandes actos durante el día.

Insisto en esto porque pienso que simplificará nuestros puntos de vista y fijará nuestros esfuerzos en un objetivo definido.

Si me preguntan qué se debe hacer para ser perfectos, les digo:

Levántense de la cama justo al momento de despertarse;

Den sus primeros pensamientos a Dios;

Hagan una buena visita al Santísimo Sacramento;

Reciten el Ángelus con devoción;

Coman y beban dando gloria a Dios;

Recen el Rosario bien;

Recuerden de mantener fuera los malos pensamientos;

Realicen la meditación de la noche de manera correcta;

Examínense a diario;

Vayan a la cama a tiempo, y ya serán perfectos.


Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • SoundCloud Social Icon

Síguenos

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
RSS Feed

© todos los derechos reservados, se autoriza compartir el contenido de esta pagina siempre y cuando que se haga referencia a su fuente. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now