Ser Humano, En Cuerpo y Alma

Los cristianos enfatizamos la necesidad de una vida espiritual, pero en ocasiones nos olvidamos de nuestra realidad corporal, incluso algunos se sienten incómodos cuando se hace referencia al cuerpo. Sin embargo, tenemos que recordar que la realidad de la Encarnación hace falsa esa dicotomía que creamos entre el cuerpo y el espíritu: lo espiritual es bueno, lo carnal es malo. ¡Falso! No somos entes espirituales atrapados en un cuerpo, más bien somos espíritus encarnados. Y es esa realidad la que nos hace seres humanos. Repasemos el Catecismo de la Iglesia Católica:

“Por consiguiente, no es lícito al hombre despreciar la vida corporal, sino que, por el contrario, tiene que considerar su cuerpo bueno y digno de honra, ya que ha sido creado por Dios y que ha de resucitar en el último día”, No. 364.

“La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la "forma" del cuerpo, es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; en el hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza”, No. 365.

“El hombre, siendo un ser a la vez corporal y espiritual, expresa y percibe las realidades espirituales a través de signos y de símbolos materiales”, No. 1146.

Nosotros no podemos ver a Dios, que es espíritu puro y que está más allá de nuestra comprensión limitada. Sin embargo, como cristianos creemos que este Dios invisible se hizo visible. Como decía en el primer párrafo, es la misma Encarnación del Hijo de Dios lo que hace más real esta unión cuerpo-espíritu. A través de su llegada al mundo nos hace partícipe del Reino de los Cielos; como lo expresa Tertuliano: “La carne es soporte de la salvación”, y así lo reafirma nuestro Catecismo:

“Creemos en Dios que es el creador de la carne; creemos en el Verbo hecho carne para rescatar la carne; creemos en la resurrección de la carne, perfección de la creación y de la redención de la carne.” No. 1015.

Más todavía, el No. 477 haciendo referencia al Misal Romano, en el prefacio de Navidad recuerda que “…en el cuerpo de Jesús, Dios "que era invisible en su naturaleza se hace visible". El misterio de Dios es revelado. Porque en Cristo “…reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente” (Colosense 2,9).

En su segundo viaje apostólico, y primero a su país natal, en junio de 1979, san Juan Pablo II dijo a la gran multitud reunida en la Plaza de la Victoria de Varsovia, que no se puede separar a Cristo de la historia del hombre, y meses después, en la audiencia general del 2 de abril de 1980, recordó el hecho significativo de compartir con Jesucristo la misma naturaleza carnal: “Por el hecho de que el Verbo de Dios se ha hecho carne, el cuerpo ha entrado, diría, por la puerta principal en la teología, esto es, en la ciencia que tiene como objetivo la divinidad”.

El hombre no puede, por sí mismo, vencer la batalla contra el mal, pero a través de la presencia de Jesucristo en el mundo, es posible librarnos de las cadenas del enemigo y echarlo fuera (Juan 12, 31).

Hemos sido comprados a precio de sangre para una vida futura, en la que resucitaremos en cuerpo y en alma, no con un cuerpo limitado, adolorido y que tiende a envejecer, sino con un cuerpo resplandeciente que nuestro entendimiento no alcanza todavía a comprender. Y esto es solo gracias a que el Padre decidió enviar a su Hijo a ser el Redentor del género humano. Él se “abaja” para subirnos a nosotros hasta las alturas de lo infinito y así poder heredar junto con Él la tierra prometida.

#teologiadelcuerpo

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • SoundCloud Social Icon

Síguenos

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
RSS Feed

© todos los derechos reservados, se autoriza compartir el contenido de esta pagina siempre y cuando que se haga referencia a su fuente. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now