¿Qué Buscar en una Esposa?


Una de las decisiones más importantes que puedes tomar en tu vida es elegir con quién casarte. Esto puede cambiar el curso de tu vida, y hacer de tu existencia una pequeña muestra del cielo o un anticipo del infierno. La persona con quien te cases dará forma a tu futura familia y afectará a tus hijos e incluso a los hijos de tus hijos. ¿He mencionado que es una de las decisiones más importantes que puedes hacer? Confía en mí, tú quieres casarte con la mujer adecuada.

Casarse con la persona correcta no es una cuestión del azar. Por eso, ayuda saber qué es lo que estás buscando. Aquí están mis sugerencias sobre las cualidades que debes buscar en una esposa.

¿Qué buscar?

1. Compartan la misma fe: Me han preguntado anteriormente sobre si un católico debería casarse con un no católico. La respuesta breve es que, si bien la Iglesia tolera tales matrimonios, nunca los anima. Por eso tampoco puedo animarlos. No es sabio elegir intencionalmente casarse con alguien que no comparte tu fe. Hacerlo conduciría a una tensión constante en los asuntos más básicos, como a qué iglesia asistir, cómo educar a sus hijos, o decisiones morales como el uso de la anticoncepción. Sin mencionar el hecho de que sería extraño compartir un sacramento con alguien que no cree que el matrimonio es un sacramento. Dicho esto, me doy cuenta de que muchos, por diferentes circunstancias como reconversiones, tal vez se encuentran en matrimonios mixtos.

Busca a alguien que comparta tu fe católica. No importa lo encantadora que pueda ser una mujer, un buen matrimonio se basa en una base de creencias compartidas. No coloques obstáculos innecesarios en el camino para un matrimonio fuerte, cásate con una mujer católica.

2. Pueden hablar por horas: Mi esposa y yo tuvimos una relación de larga distancia, así que en gran parte de nuestro noviazgo, todo lo que podíamos hacer era hablar. Y eso fue lo que hicimos. Con frecuencia pasábamos cinco horas promedio en el teléfono, contando sobre nuestras historias familiares, de nuestros deseos de ser padres y de nuestras metas para el futuro.

Aunque a veces era doloroso estar separados por miles de kilómetros, viendo las cosas en retrospectiva estamos agradecidos por el tiempo que pasamos conociéndonos de una manera más profunda. En el matrimonio no todo es "diversión", en el sentido de que no siempre hay cenas en buenos restaurantes, salidas al cine o paseos por el centro comercial. Si tus citas con tu novia solo consisten en estas actividades, tendrás una gran sorpresa cuando te cases. En el matrimonio hay muchos momentos tranquilos para compartir, principalmente conversaciones o estar simplemente en la presencia del otro. Conversar con tu cónyuge es un ingrediente clave en un matrimonio feliz.

Cuando salgas con alguien, mira si puedes tener una cita en la que solo hablen entre los dos. Es decir, planifica algunas citas que propicien a la conversación. Es una mala señal si al hablan por un período de tiempo y todo te parece tenso y forzado. Pero si pueden hablar como si se hubieran conocido por años, están en el camino correcto.

3. Que sea hermosa: Tengo que aclarar que ser atractivo no tiene nada que ver con los modelos de Photoshop de las portadas de revistas o los retratos en las redes sociales. Ese es un falso ideal de belleza, que ninguna mujer puede alcanzar.

Entonces, ¿qué quiero decir? Quiero decir que en primer lugar tu futura esposa debe ser hermosa internamente. Debería ser una mujer de gracia, en el sentido más literal de la palabra. Cuando la Escritura habla de "la belleza de la santidad", no se trata de algo abstracto. La santidad hace literalmente a mujeres más hermosas y atractivas (es por eso que la Virgen María es la mujer más bella jamás creada). Busca una mujer con un alma hermosa que esté adornada con la gracia. Este es el tipo de belleza que nunca se desvanece.

Más allá de eso, sí, tu esposa debería ser físicamente atractiva para ti. Cuando era adolescente, tenía un extraño e irracional temor de que la voluntad de Dios era que me case con una mujer fea. No sé de dónde saqué esa idea, pero no fue cierto. ¡Constantemente me sorprendo de lo hermosa que es mi esposa!

4. Que sea modesta: La modestia es algo que tiene muchas connotaciones, y no estoy pensando en una mujer musulmana con burka. Eso no. La modestia en última instancia, no se trata de la longitud de la falda (aunque eso está involucrado), se trata de una disposición del corazón. La inmodestia es Miley Cyrus, atrevida, obscena, cruda, grosera y haciendo alarde de su cuerpo para que el mundo la vea. La modestia, entonces, es cuando una mujer no exhibe su cuerpo ni encuentra su valor en la cantidad de piel que enseña. No es una mujer seductora ni excesivamente coqueta. Ella posee la verdadera belleza que he mencionado anteriormente.

5. Te hace querer ser un santo: Mi esposa me hace querer ser un hombre mejor. Busca una mujer que te haga desear crecer y ser responsable, no alguien que te permite ser un adolescente por el resto de tu vida. De una buena manera, debes sentirte indigno de tenerla como esposa. Y luego deberías trabajar duro para merecerla.

Dicho esto, no te cases con una mujer que te menosprecie y cuyo único proyecto es cambiarte. Tú quieres una mujer que te ame por lo que eres, con defectos y todo. Estoy hablando de lo que sientes de manera natural cuando estás con ella, no de lo que ella intenta hacerte sentir.

6. Sabe perdonar: Antes de casarnos, pasé meses leyendo libros sobre el matrimonio y estudiando cómo ser un buen marido. "Esto lo tengo bajo control", pensé. "Voy a ser el mejor marido de todos". Entonces nos casamos. En nuestros primeros meses de matrimonio disfrutamos muchos instantes maravillosos, pero también vivimos muchos momentos que revelaron lo egoísta, orgulloso e insensible que realmente era. No voy a aburrirlos con ejemplos, pero aprendí mucho sobre mí y de mi condición caída en esos primeros meses de matrimonio, de igual manera mi esposa aprendió más sobre ella.

Debemos luchar y vencer nuestro propio egoísmo, pero también una de las claves de un buen matrimonio es el perdón. Tenemos una naturaleza caída y no importa cuán buenas sean tus intenciones, puedes herir a tu esposa con tus palabras y acciones. Afortunadamente, mi esposa es la mujer más comprensiva que he conocido. No te cases con una mujer que guarda rencores. Si tu novia nunca olvida tus errores, si ella es celosa y vengativa, ¡corre!

7. Ella ama a quien amas: Cuando te casas con alguien, te casas con su familia, te guste o no. Si tu novia odia a tus padres, prepárate para mucha tensión y dolor. No voy a decir que tu cónyuge tiene que amar a tu familia, pero ella debe quererlos y respetarlos porque tú los quieres y los respetas.

Conclusión

En última instancia, encontrar una esposa no es tan simple como hacer una lista y luego ir de compras a la tienda. Pero debes tener una idea de lo que quieres en una mujer, porque si no, probablemente vas a terminar con la incorrecta. Por todas partes vemos matrimonios que se están desmoronando, y trágicamente, conseguir un divorcio es muy fácil hoy en día. Tú no quieres ese dolor. Tómete el tiempo para encontrar a la mujer adecuada y no te conformes con poco.

¿Qué faltó decirte? ¿Qué sugerencias tienes?

#matrimonio

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • SoundCloud Social Icon

Síguenos

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
RSS Feed

© todos los derechos reservados, se autoriza compartir el contenido de esta pagina siempre y cuando que se haga referencia a su fuente. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now