Dando Se Recibe


Levante la mano quien crea que no ha recibido ninguna gracia ni bendición de parte de Dios. Ahora, levante la mano quien crea que ha retribuido a Dios todas las gracias y bendiciones recibidas. ¡Eso pensé!

Hace unos domingos atrás, me pidieron que ayudara a recolectar la limosna en la misa dominical de las 19h00. La iglesia estaba llena, había gente parada en las puertas y sin embargo, tuve vergüenza de entregar una canasta con pocas ofrendas.

Creo que los fieles de nuestras parroquias estamos en una posición económica de poder ayudar en gran medida al sostenimiento de nuestra iglesia, pero, como pasa en muchas otras partes, somos egoístas. Nos cuesta dar nuestro dinero sin saber si vamos a recibir algo a cambio. Pero la verdad es que recibimos de Dios mucho más de lo que merecemos.

Hoy, por ejemplo, amanecí con unas ganas locas de cantar. No soy cantante profesional, pero tengo voz y me puedo comunicar, cuando hay muchos que no tienen posibilidades de expresarse libremente. También me entraron ganas de correr, y aunque no soy maratonista ni mucho menos, puedo movilizarme tranquilamente a donde me plazca, mientras hay tantas personas que, por un motivo u otro, están postrados en una cama o en una silla de ruedas. Siempre digo que soy feliz porque no necesito lentes para ver, cuando hay tantos que carecen del sentido de la vista. Puedo seguir enumerando más bendiciones que Dios me ha dado, pero creo que ya ustedes entendieron mi punto.

Hay cosas que las damos por sentado, cuando en realidad son regalos de Dios que nos da porque nos ama, así de sencillo. El padre Ricardo Reyes, en su libro “Cartas entre cielo y tierra”, nos recuerda que el acto de entregar una donación a la iglesia, aunque pareciera una cuota por participar de la misa, en realidad “es un signo concreto, fruto de la caridad que desborda al haber experimentado la misericordia de Dios en la celebración”. Entonces, podemos comprender que es un gesto de agradecimiento y generosidad porque Dios es bueno conmigo.

En el Antiguo Testamento, Abram (después llamado Abraham) es el primero que instituye, en alguna medida, la ofrenda, al dar al sacerdote Melquisedec la décima parte de lo recolectado en acción de gratitud (Génesis 14, 20). Luego encontramos que en el libro de Deuteronomio (26, 12-13) Dios le pide a las 11 tribus que entregue la décima parte de los frutos a la Tribu de Leví.

También San Pablo, en el Nuevo Testamento, nos recuerda que hay que ser caritativos con los demás. Aunque no dice directamente que hay que entregar el diez por ciento, instruye a la comunidad de Corintios cómo hacer colectas para beneficio de otros el primer día de la semana, “según hayan prosperado” (1ra de Corintios 16, 1-3).

La limosna no es una obligación impuesta por la Iglesia Católica, pero debería ser una respuesta nuestra a la generosidad de Dios. El Catecismo nos dice en el numeral 1032 que ofrecer limosnas es una forma de ayudar a las almas del purgatorio; y en el numeral 1434 nos recuerda que “la penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración, la limosna, que expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás”.

Dar limosnas es un acto de desprendimiento material que nos cuesta, pero que tiene su recompensa aunque no lo notemos a simple vista. En nuestra próxima misa dominical, tengamos presentes que la caridad es una virtud que brota de un corazón sensible a las necesidades del prójimo.

#ofrenda #bendicion

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • SoundCloud Social Icon

Síguenos

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
RSS Feed

© todos los derechos reservados, se autoriza compartir el contenido de esta pagina siempre y cuando que se haga referencia a su fuente. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now