A la Sombra de Juan Pablo II


Este 22 de octubre festejamos por segunda ocasión la fiesta de san Juan Pablo II. Justamente en ese día, hace 38 años comenzó su pontificado, uno de los más largos de la historia. El Papa Viajero, como era conocido, visitó 129 países y fue el primero en entrar en la Casablanca e ingresar a una sinagoga y a una mezquita. Son innumerables los datos curiosos que se han registrado sobre él, y hay otros que recién están saliendo a la luz.

Aunque para muchos es desconocida, la principal enseñanza de su pontificado lleva el nombre de Teología del Cuerpo. Son reflexiones que encierran una profunda riqueza sobre el matrimonio y el amor humano. Cada miércoles, entre septiembre de 1979 y noviembre de 1984, san Juan Pablo II nos introdujo al Amor de Dios a través de la experiencia de lo humano, los sentidos. Pero para comprender mejor sobre cómo llegó san Juan Pablo II a su teología del cuerpo, es necesario repasar un poco la historia.

Como cardenal, Karol Wojtyla había escrito un libro llamado Amor y Responsabilidad en respuesta a los acontecimientos de la década de 1960. El libro es ante todo un tratado filosófico más que teológico, por eso casi no posee citas bíblicas. El cardenal se cuestiona sobre el destino el ser humano y trata de explicar la moral de la Iglesia, no en términos de bueno y malo, sino a partir de una reflexión interior de la persona.

Conociendo la postura del cardenal Wojtyla, el papa Pablo VI lo invita a formar parte en 1963 de una “Comisión Pontificia sobre la anticoncepción”, ya que los cambios culturales que se estaban dando hacían que la Iglesia tomara partido en la llamada Revolución Sexual. Lamentablemente, el cardenal no puede ir a todas las reuniones por las restricciones en la Polonia comunista de la época. Dicha comisión tenía dos corrientes, una postura mayoritaria y modernista que decía que la Iglesia debía avanzar con los tiempos y apoyaba la anticoncepción, y una postura minoritaria y tradicional. El Papa, tras años de liberación, nunca ratifica la postura vanguardista de la comisión, por creer que atentaba contra la integridad del acto sexual, que exige que no se separe la dimensión unitiva de la procreativa. Pablo VI escribe entonces en 1968 la encíclica Humanae Vitae, que causó mucho revuelo por la posición conservadora de la Iglesia.

Karol Wojtyla era un entusiasta de la juventud, y sabiendo las dificultades que esta etapa conlleva, cree que debe ahondar en los problemas pastorales de la encíclica. Por eso decide retomar lo escrito en “Amor y responsabilidad”, pero desde una visión más amplia, inclusive desde la óptica teológica.

En 1978 muere Pablo VI, y luego sucede el cónclave que elige a Juan Pablo I (el Papa de la Sonrisa), cuyo pontificado dura a apenas 33 días. Así que el cardenal debe regresar enseguida a Roma. Juan Pablo II es electo el 16 de octubre de 1978 y luego de su segundo viaje apostólico fuera de Roma comienza a enseñarnos sobre la Teología del Cuerpo. Su primer viaje lo hace a México, y el segundo, en junio del 1979, a Polonia, por lo que sus biógrafos piensan que él ya estaba trabajando en el tema, pero había dejado los escritos en su tierra natal para continuar después del cónclave. Nunca se imaginó que llegaría a ser papa.

Otro dato curioso e histórico es que las audiencias generales de los miércoles fueron instauradas por el papa Pío IX autoproclamado “prisionero del Vaticano”, debido a las guerras que se libraban a fines del siglo XIX para unificar los estados de Italia; recordemos que los papas no han vivido siempre en el Vaticano, anteriormente vivían en el Palacio del Quirinal, que hoy es sede oficial del presidente de Italia. El Estado del Vaticano nace recién con el Pacto de Letrán el 11 de febrero de 1929; y Juan Pablo II es el primer papa que dedica las audiencias a una catequesis formativa que llevan a un fin. Algunos creen que esto fue lo mejor que pudo haber hecho, ya que si escribía alguna encíclica sobre el tema, podía haber causado la misma conmoción que Humanae Vitae.

San Juan Pablo II utiliza la frase “Teología del Cuerpo”, 52 veces en sus catequesis, y la primera vez lo hace en su segunda audiencia general donde trata el tema. Es decir, él estaba seguro de lo que estaba diciendo y explicando, no estaba improvisando. Es el papa que más ha hablado de la sexualidad humana. La teología del cuerpo es una visión integral del ser humano desde la creación, y su plenitud en la entrega total al otro que tiene como parte sustancial el sacramento del matrimonio.

Ya que Dios es un misterio necesitamos de nuestros sentidos para poder entender el amor de Dios. Y san Juan Pablo II lo resumen de la siguiente manera: “El cuerpo, de hecho, y sólo el cuerpo, es capaz de hacer visible lo que es invisible: lo espiritual y lo divino. Ha sido creado para transferir a la realidad visible del mundo el misterio escondido desde la eternidad en Dios, y ser así su signo”.

#juanpabloii #teologiadelcuerpo

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.