Si hay que Pedir Perdón


Ha resultado extensa la controversia que los medios de comunicación han desarrollado sobre las declaraciones del Papa Francisco, al ser cuestionado sobre el perdón que debería pedir la Iglesia Católica a las personas con Atracción por él Mismo Sexo (AMS).

Todo parece indicar que algunos medios de comunicación y grupos de presión GLBT esperan que, algún día, cambie la posición de la Iglesia Católica en relación a la pastoral sobre la Homosexualidad.

Concuerdo con el Papa, todos los bautizados en Cristo, que somos la Iglesia, debemos pedir perdón por haber cerrado las puertas de nuestras iglesias a nuestros hermanos que sufren en el quebranto. En algún momento nos olvidamos que la Iglesia es por excelencia una clínica para enfermos en el pecado.

Hemos señalado y juzgado a nuestros hermanos que viven el quebranto afectivo y sexual a causa de la AMS, cerrando las puertas de nuestros corazón a quienes necesitaban ser ungidos por el Amor de Dios para salvarlos.

Una forma de pedir perdón es volver a recibir en nuestras iglesias a nuestros hermanos que sufren el quebranto de sus heridas afectivas y sexuales.

Que en nuestras iglesias los sacerdotes prediquen sobre el perdón para las personas que viven quebrantos sexuales y hablen claramente a los fieles católicos sobre la posición de la Iglesia Universal respecto a este tema, que nunca ha sido un misterio.

Las personas con AMS están buscando ayuda, buscan espacios donde ser recibidos y acompañados para superar sus adicciones y quebrantos, para encontrar personas que les ayuden a abrazar el camino de la reconciliación de sus vidas.

Hay que desarrollar en nuestra Comunidad Eclesial local el apostolado para personas con AMS, donde puedan experimentar el amor de Cristo, generar grupos de apoyo, espacios de diálogo, ministerios de acogida, charlas y talleres para los encargados de pastoral. Es necesario que todos nos eduquemos y comprendamos que quiere decir el Catecismo de la Iglesia Católica cuando cita: Los homosexuales "deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza, libres todo signo de discriminación injusta”, pero sobre todo, viviendo nosotros en la verdad anunciada por nuestro Señor Jesucristo y comunicando a ellos esta verdad en plenitud.

Probablemente, el que vive con quebrantos sexuales, está en nuestra Iglesia, va a la Eucaristía Dominical igual que nosotros, pero por algún motivo está cargando solo con el peso del quebranto y el pecado de una vida desordenada, sin una fuente de apoyo que les recuerde que Jesús es el único camino de verdad y vida.

El libro del Génesis en el capítulo 4 narra como Caín mata su hermano, entonces Dios le pregunta a Caín: "¿Dónde está tu hermano Abel?". "No lo sé", respondió Caín. "¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?". Hoy Jesús también nos pregunta a nosotros como Iglesia: ¿donde está tu hermano que vive en el quebranto?

No podemos responder que no sabemos y más aún no podemos decir que la vida de un hermano que vive el pecado, en el error y la mentira nos interesa muy poco.

Si necesitas ayuda escríbeme a: miguel@capsulasdeverdad.com

#perdon #homosexualidad #pastoral #iglesia

Entradas destacadas
Entradas
recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.